Pages

¿Se regulará alguna vez el Bitcoin?


A medida que Bitcoin y otros activos digitales siguen creciendo en adopción y popularidad, un tema común de discusión es si el gobierno de EE.UU., o cualquier otro gobierno, puede ejercer control sobre su uso.

Hay dos cuestiones fundamentales que sientan las bases del debate sobre la regulación de Bitcoin:

Los activos digitales plantean un riesgo macroeconómico. Bitcoin y otras criptocurrencias pueden actuar como sustitutos de una moneda internacional, lo que hace que la economía global sea una bola curva. Por ejemplo, países como Rusia, China, Venezuela e Irán han explorado el uso de la moneda digital para eludir las sanciones de Estados Unidos, lo que pone al gobierno estadounidense en riesgo de perder su autoridad global.

La política y la economía internacional son una cuestión muy delicada, y a menudo se utilizan sanciones en lugar de botas militares sobre el terreno, lo que podría decirse que hace del mundo un lugar más seguro.

Los microriesgos que permite la criptocurrencia pesan mucho en conjunto. Una de las características más atractivas de Bitcoin y otros activos digitales es que se puede enviar a cualquier lugar entre unos pocos centavos y miles de millones de dólares de Bitcoin en cualquier parte del mundo y en cualquier momento por un precio insignificante (actualmente entre 0,04 y 0,20 dólares, dependiendo de la urgencia).

Sin embargo, en manos de partes maliciosas, esto podría ser muy peligroso. Las actividades ilícitas intrínsecamente apoyadas por una moneda mundial descentralizada abarcan toda la gama: la financiación del terrorismo, la venta y compra de drogas ilegales, la orden de asesinatos, la evasión de impuestos, el blanqueo de dinero, etc.

¿Puede Bitcoin incluso ser regulado?

Antes de bucear más profundo, vale la pena preguntarse si Bitcoin puede ser regulado en primer lugar.

La criptocurrencia se construyó con el propósito principal de ser descentralizada y distribuida, dos cualidades muy importantes que podrían hacer o romper la regulación de Bitcoin.

Al estar descentralizado, Bitcoin no tiene una sola entidad de control. El control de Bitcoin está compartido entre varias entidades independientes de todo el mundo, lo que hace casi imposible que una sola entidad pueda tener el control total de la red y manipularla a su antojo.


Al ser distribuido, Bitcoin existe en muchos lugares diferentes al mismo tiempo. Esto hace muy difícil que una sola autoridad reguladora pueda hacer cumplir su voluntad a través de las fronteras. Esto significa que un gobierno u otra tercera parte no puede técnicamente asaltar una oficina y cerrar cualquier cosa.

Dicho esto, hay varios puntos de estrangulamiento que podrían obstaculizar gravemente la adopción y el uso de Bitcoin.

1. Dirigirse a entidades centralizadas: bolsas y monederos 

Un primer paso lógico es regular los onramps (intercambios) fiat, a los que el gobierno de los Estados Unidos finalmente ha estado dando vueltas. En los años iniciales de cryptocurrency, los cambios de cryptocurrency no requerían mucha información o aprobación de las autoridades reguladoras para funcionar. Sin embargo, el gobierno comenzó a intervenir cuando la criptocurrencia comenzó a golpear a la corriente principal.

La SEC, FinCEN (Financial Crimes Enforcement Network), y la CFTC han jugado un papel importante en impulsar los protocolos de Conozca a su Cliente (KYC) y las políticas Anti-Lavado de Dinero (AML) a través de todas las bolsas que operan dentro de las fronteras de los Estados Unidos. 

Los cambios de Cryptocurrency no tienen otra opción que adherirse a lo que el gobierno de los EE.UU. quiera. La gran mayoría de los usuarios de cryptocurrency dependen de algún intercambio de cryptocurrency para utilizar su cryptocurrency, por lo que automáticamente se doblarán a la regulación impuesta por el cambio.

Puede que los reguladores no sean capaces de apagar la tecnología subyacente que alimenta a Bitcoin, pero pueden arruinar completamente la experiencia del usuario para la gran mayoría de los usuarios de criptocurrency, lo que sirve como un impedimento suficiente para disminuir el uso de cryptocurrency para la mayoría.

2. Dirigirse a los usuarios.

El gobierno también puede dirigirse a usuarios individuales de criptocurrency. Contrariamente a la opinión popular, Bitcoin (e incluso algunas monedas de privacidad) no son anónimas. Se puede argumentar que Bitcoin es aún más fácil de rastrear que fiat debido a su libro de contabilidad público y transparente.

Combinado con la voluntad de cada cambio de criptocurrency de trabajar con las autoridades de los E.E.U.U., un grupo de trabajo federal podría rastrear fácilmente el dinero enviado y recibido de ciertas direcciones y localizar al individuo real con él. Compañías como Elliptic y Chainalysis ya han creado asociaciones sólidas con las fuerzas de seguridad en muchos países para rastrear los usos ilícitos de criptocurrency y revelar las identidades detrás de las transacciones.

Más allá de eso, nos zambullimos en la oscura red y en el uso ilícito más profesional de criptocurrency. Aunque es más difícil, es probable que el gobierno tenga suficiente poder de fuego cibernético para eliminar la mayoría de los delitos cibernéticos relacionados con la criptocurrencia. De hecho, los mezcladores de monedas (cryptoMixer.io), los servicios de canje de monedas (ShapeShift) y las transacciones de monedas de P2P (localbitcoins.com) han sido investigados durante varios años y la mayoría de ellos han tenido que añadir KYC y adherirse a estrictas leyes ALD.

Reflexiones finales

En última instancia, va a ser necesario mucho para hacer cumplir cualquier tipo de regulación global significativa sobre Bitcoin, siendo el factor más importante la centralización y el consenso de opinión. La mayoría de las agencias reguladoras del alfabeto de Estados Unidos caen en el mismo campo de "proteger a los buenos y detener a los malos", pero en realidad no hay una sola guía individual a seguir. Actualmente, las criptocurrencias están reguladas en los Estados Unidos por varias instituciones: CFTC, SEC, IRS, lo que dificulta la creación de pautas regulatorias generales. 

En resumen, sí, Bitcoin puede ser regulado. De hecho, su regulación ya ha comenzado con los onramps fiat y la adhesión a las estrictas leyes de KYC y AML. Mientras que en países como Ecuador, Bolivia, Egipto y Marruecos la propiedad de Bitcoin es ilegal, en EE.UU. se necesitaría una cierta desviación del tejido moral de la Constitución para que se infringieran los derechos de propiedad de la criptocurrency.

Sin embargo, no se puede apagar. Todavía hay formas de comprar, vender y comerciar con Bitcoin P2P, sin un intercambio centralizado. Haría falta un enorme esfuerzo por parte de cualquier gobierno para desarraigar completamente algo tan descentralizado como Bitcoin, pero ese futuro parece más distópico que tangible.

El artículo ¿Se regulará alguna vez el Bitcoin? lo encontrará originalmente en Albaron Adventures.

Enlace Web - Fuente

CompuTekni

¡No olvides seguirnos en Telegram para recibir las mejores noticias del día!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario